VIII Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá 2002

MACBETH según SHAKESPEARE

MENO FORTAS

Dirección: Eimuntas Nekrosius
Macbeth: Kostas Smoriginas
Lady Macbeth: Dalia Storyk
Brujas: Viktorija Kuodyte
Margarita Ziemelyte
Gabriella Kuodyte
Banquo: Vidas Petkevicius
Duncan: Ramunas Rudokas
Soldados: Kestutis Jaskstas
Povilas Budrys
Tomas Kizelis
Tomas Tamosaitis
Escenografía: Marius Nekrosius
Vestuario: Nadezda Gultiajeva
Música: Faustas Latenas
Producción: Aldo Grompone
Alessandra Ferrando
Traducción al Lituano: Aleksis Churginas
Traducción al Español: Liudas Klemas

En partenariat avec amazon.fr



Reseña de la Obra

Esta versión de Macbeth tiene un espacio escénico desnudo,en el que intuimos pocos objetos, cuervos negros,pedazos de madera y un tronco que tiene un movimiento pendular, como si fuera la medida de la angustia del personaje. El director indaga en los sentimientos más recónditos del rey, creando una serie de metáforas, símbolos y señales que corren paralelas al texto shakespereano, del cual nacen.

El Macbeth de Nekrosius es un hombre que marcha inexorablemente hacia la única solución posible, la muerte, mientras que el manto real le pesa, cada vez más. Los otros personajes de la tragedia, Lady Macbeth, Banquo, Duncan, son como partes del recuerdo que atraviesan su mente: fantasmas, fragmentos grotescos de un espejo en los cuales, Macbeth lée su verdad. Las brujas no son horrendas, son hechiceras agraciadas, seductoras e implacables en su juego destructivo. Ellas son las que tienden la trampa a Macbeth, lo clavan a su destino, lo conducen al centro de su incubo y lo observan debatirse y naufragar.

La obra nos cuenta la historia de Macbeth, rey de Escocia, muerto en el año 1057. La tragedia de Shakespeare sustituyó al relato histórico, que pasa a ser una leyenda perdida en la noche de los tiempos. En la pieza teatral, Macbeth gana una batalla y obtiene un título nobiliario, cumpliéndose el vaticinio que unas brujas le habían hecho. Al enterarse de las predicciones, su esposa concibe un plan para acabar con la vida del rey y llevar a Macbeth al trono. El hombre tentado por la ambición decide hacer lo que Lady Macbeth le indica: envenena al rey Duncan y luego mata a a los criados, acusándolos de ser los culpables.

Ya coronado rey, Macbeth extermina a quienes pueden ser una amenaza para sus planes. Macbeth visita de nuevo a las brujas; éstas vaticinan que solo podrá ser derrotado por un nonato. La conspiración contra la pareja de criminales crece. Macduff encabeza la revuelta, pero Macbeth se siente seguro, pues el jefe enemigo no parece corresponder a los vaticinios. Sin embargo, no sabe que Macduff no nació naturalmente, sino que fué extraido de las entrañas de su madre cuando ésta murió.

El montaje de Nekrosius, con gran fuerza en la palabra y en las imágenes, fué considerado el mejor espectáculo teatral en la temporada 1998-1999, y se hizo merecedor de la "Máscara de Oro" en Moscú. La puesta en escena enfatiza las contradicciones del personaje: Macbeth se debate entre el bien y el mal, entre el poder y sus remordimientos, entre ser víctima y victimario. Todos los elementos escénicos en la pieza teatral aluden a la angustia del paso del tiempo.

El Grupo y el Director

La compañía Meno Fortas de Lituania, ocupa un lugar destacado en el teatro européo. Dirigida en los últimos años por el gran director Eimuntas Nekrosius, ha llevado a escena obras de autores clásicos y modernos, imponiéndoles un sello de originalidad y alto vuelo poético a sus creaciones, que buscan otra mirada y otros medios de expresión más alegóricos y fantasiosos para presentar las tramas y conflictos de autores clásicos muy representados.

Eimuntas Nekrosius nació en Lituania en 1952 y hoy es considerado como uno de los directores más interesantes de la nueva escena européa. En los últimos años ha presentado, sobretodo en Italia, sus creaciones que lo han hecho conocer como un "poeta de la escena".

De Eimuntas Nekrosius se han presentado en festivales anteriores, las obras: "Cuadra-Do" y "Pirosmani Pirosmani", realizadas con el Teatro Estatal de Lituania y presentadas en el IV Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá (1994); luego, en el V FITB (1996) presentaron "Las Tres Hermanas" de Anton Chejov.


otros enlaces:       "Edipo Rey" según Sófocles

"Combustión en el Bosque Húmedo"


MACBETH

William Shakespeare


Nota: El texto de esta versión no deberá ser usado para uso comercial en cualquier forma (impreso en papel, transmisión electrónica, representación en audio, en video, o en vivo), sin una autorización del grupo MENO FORTAS y del traductor. Toda reproducción para uso personal o pedagógico, no-comercial, deberá incluir el texto de esta Nota, y el texto de la traducción sin modificacines. El incumplimiento de estos requisitos acarreará la condena eterna del infractor, a las pailas del infierno, sin necesidad que ningún tribunal humano deba o pueda intervenir.

Sus COMENTARIOS

PRIMER ACTO

TRES BRUJAS

BRUJA

Cuando nos reuniremos de nuevo,

Con relámpagos y truenos, o al llover ?

Cuando termine el combate,

Cuando uno gana, el otro muere.

BRUJA

Lo sublime - es tenebroso

Lo terrible - es maravilloso

Crucemos la niebla y el aire venenoso.

BRUJA

Estoy preparada, hermana,

Ya oigo croar el sapo y la rana.

BRUJAS

Todo obedece a mi hechizo:

Los más lejanos rincones,

Costas, islas y orillas,

Que observas en los mapas.

Lo secaré cual heno,

En sus párpados cansados,

No conciliará el sueño,

Ni de día, ni de noche.

Sesenta y tres semanas

Caminará como aturdido...

Un huracán terrible zarandeará

Su nave, mas no perecerá.

(entran Banquo y Macbeth)

BRUJAS

Salud... Salud... Salud...

BRUJA

Menor y mayor que Macbeth.

BRUJA

No tan feliz, pero más feliz.

BRUJA

Aunque tú mismo rey no eres,

Tus hijos serán reyes.

BANQUO

Quienes son estas

Tenebrosas y andrajosas criaturas ?

No parecen ser de este mundo,

Aunque caminan en la tierra. Están vivas?

Pueden escuchar nuestra voz ?

Parece que me han entendido,

Pues todas han puesto sus dedos disecados

Sobre sus labios desangrados.

MACBETH

Han honrado a mi buen amigo,

Alegrándolo con sus predicciones.

Pero a mí no me hablan.

Respóndanme; pues no temo

Sus conjuros, y no pido favores.

BRUJA

Gloria a Macbeth, salud, noble de Glamis.

BRUJA

Gloria a Macbeth, salud, noble de Cawdor.

BRUJA

Gloria a Macbeth, futuro rey.

MACBETH

Esperen, hablen más claro.

A la muerte de Sinel - yo soy noble de Glamis.

Pero no puedo ser señor de Cawdor,

Pues él vive aún y se encuentra bien.

De donde vienen esas noticias sorprendentes,

Porqué nos han parado en este desierto estéril,

Saludándonos con proféticas palabras ?

Respondan.

BANQUO

Burbujas hay acuosas y terrestres.

Estas fueron burbujas de la tierra. Donde están ?

MACBETH

Se derritieron. Lo que nos parecían cuerpos,

De repente se esfumaron en el viento.

Que lástima que desaparecieron tan pronto.

BANQUO

Quizas tuvimos halucinaciones.

Talvez comimos raices venenosas,

Que afectan al cerebro ?

MACBETH

Tus herederos serán reyes.

BANQUO

Tu mismo serás rey

MACBETH

Y además noble de Cawdor,

Si no me equivoco ?

BANQUO

Sí, dijeron algo parecido.

MACBETH

Nunca vi un día tan feliz y tan terrible.

Vamos.

(llega un soldado)

SOLDADO

Macbeth, tus hazañas han

alegrado al soberano;

El rey nos ha ordenado agradecerte,

Mas no te envió ninguna recompensa.

Pero para tu mayor honor,

El te concede desde hoy, el título de

Noble de Cawdor. Honorable gran señor,

Recibe mi saludo: Así

Te llamarás desde ahora.

BANQUO

Acaso el diablo dijo la verdad ?

MACBETH

Pero el noble de Cawdor

Aún vive, - porqué quieren

Vestirme con ropas ajenas ?

SOLDADO

Sí, aquel que fué señor, aún vive,

Pero sus días están contados:

Por traición ha sido justamente condenado.

MACBETH

Esa extraña voz del otro lado

No puede presagiar nada malo ni bueno.

Si fuese malo, porqué me promete gloria

Esa profecía verdadera?

Pues soy noble de Cawdor. Si me deséa

El bien, porqué no logro alejar

su horrible tentación, que heriza mi cabello

Y golpéa el corazón mi pecho

Con tal vehemencia inusitada ?

Qué es el temor ante tan horrible imagen,

Si el fantasma ensangrentado del crimen

Hace temblar todo mi ser de tal manera,

Que vivo hundido en conjeturas,

Solo véo alrededor lo que no és.

Si el destino me ofrece el trono,

Que séa él quien me corone.

Yo no me opondré.

(Macbeth escribe una carta)

Las encontré el día de mi victoria, entendí claramente que ellas saben más que el común de los mortales... Yo quise interrogarlas por más detalles, pero ellas de repente se evaporaron y desparecieron en el aire, saludándome con estas palabras: "Gloria a Macbeth, futuro rey"... guárdalo en secreto y cuídate.

SOLDADO

Gloria a Macbeth, futuro rey!

MURMULLOS

Debes hacerlo, pues de otro modo no

lograrás nada. Gratis. El temor

Supera todos tus anhelos.

Apúrate aquí, te infundiré mi fortaleza

Y con palabras valerosas te abriré

El camino directo a la corona,

La cual por designios milagrosos del destino,

Parece que ya te ha coronado.

ESCENA DE DUNCAN

DUNCAN

No hay arte en el mundo, que pueda

Leer del rostro los pensamientos humanos.

Caro primo. Mi alma está agobiada

Por un pesado pecado de ingratitud,

Tú has avanzado tanto, que

Las veloces alas de la recompensa

Ya no podrán alcanzarte.

Si tus méritos fuesen menores,

Podría recompensarlos con mi gratitud;

Créeme, que lamento,

No tener como pagarte.

MACBETH

Servirte con lealtad -

Es mi deber; y eso, majestad,

Es mi mejor recompensa.

DUNCAN

Séas muy bienvenido. Yo te vi

Crecer y velaré por ti, para que

Florezcas plenamente. Querido Banquo,

Tú tambien me has hecho mucho bien,

Y no lo olvidaré. Acércate, deséo

Estrecharte de todo corazón.

BANQUO

Si yo allí florezco plenamente,

Toda la cosecha te entregaré.

DUNCAN

La dicha ya no cabe en mi pecho,

Y un rio de lágrimas comienza a brotar.

Hijos, parientes, señores, y allegados,

Sabed esto: hemos decidido que nuestro hijo

Mayor, Malcolm, séa el heredero del trono - y

Desde ahora nombrarlo príncipe de Cumberland.

MACBETH

Príncipe de Cumberland...

Es la piedra que obstruye mi camino:

Para no caer, tengo que saltarla

como séa. Que se apaguen las estrellas,

Para que no miren con su luz

Al oscuro abismo de mis deseos.

Oh, que se cierren los ojos. Y que

No vean, lo que espanta ver.

EN EL CASTILLO DE MACBETH

(entra Lady Macbeth leyendo una carta)

LADY MACBETH

Las encontré el día de mi victoria, entendí claramente que ellas saben más que el común de los mortales. Yo quise interrogarlas por más detalles, pero ellas de repente se evaporaron y desparecieron en el aire. No alcancé a salir de mi asombro, que llegó el mensajero del rey y me saludó como Noble de Cawdor; igual como venían de saludarme las brujas adivinas, profetizándome el futuro con las siguientes palabras: "Gloria a Macbeth, futuro rey". He decidido anunciártelo, compañera de mi grandeza, para que tú, conociendo la gloria que te espera, puedas alegrarte tambien con nuestra suerte. Guárdalo en secreto - y cuídate.

Sí, eres Glamis y Cawdor

Y cumplirás la profecía.

Pero mucho me temo, que por tu sangre

Muy diluída por láctea bondad,

No te atrevas a ir por el atajo.

Anhelas la gloria y el poder,

Pero la maldad no guía tu deséo;

Quisieras alcanzar la cima del honor,

Quedando santo; quieres jugar honesto,

Pero guardar el botín clandestino.

Como si algo te gritara, noble Glamis;

"Debes hacerlo, pues de otro modo

Tú nada alcanzarás". Gratis. El miedo

Ahoga todos tus deseos.

Apúrate aquí, yo te infundiré mi fortaleza

Y con palabras valerosas te abriré el camino

Directo a la corona, que fuerzas misteriosas

Del destino, parecen ya haberte coronado.

DONCELLA

Duncan llegará al anochecer

LADY MACBETH

No puede ser.

DONCELLA

Duncan llegará al anochecer.

LADY MACBETH

No puede ser! Pues Macbeth está con él;

Me lo habría dicho.

LADY MACBETH

Como un negro cuervo-

Con su graznido ronco me avisa

La próxima llegada de Duncan

A mi morada. Vengan acá,

Oh secretas almas de perdición,

Arranquen mi corazón de mujer

Y llenen de vitriolo todo mi ser

Desde de la cabeza hasta los pies.

Espécenme la sangre, represen los

Canales de la compasión y la piedad,

Para que el remordimiento (de mi consciencia)

No interfiera en mi propósito siniestro,

Que no tiemble la mano a la hora de actuar.

Invisibles demonios del crimen,

Que llevan la desgracia a los hombres,

Vuelen acá para amamamtarse de mi pecho

No de leche, sino hiel.

Desciende negra noche silenciosa,

Cubre las heridas, para que el filo

Del puñal no puedan ver, para que

El cielo fisgoneando hacia abajo la penumbra

No pueda gritarme: "Detente. Detente."

(entra Macbeth)

MACBETH

Querida, yo regresé.

LADY MACBETH

Gran señor de Glamis y de Cawdor.

Tú, a quien el destino ha prometido

Honrarte más aún. Tu carta

Me arrancó de mi presente gris

Y me llevó lejos de sus fronteras

Hacia el destino halucinante.

MACBETH

Querida,

Esta noche llega Duncan.

LADY MACBETH

Y cuando partirá ?

MACBETH

Talvez mañana

LADY MACBETH

No. El sol no verá "mañana".

Tu rostro, señor, es como un libro

Donde escritos están grandes sucesos.

Pero si quieres engañar a otros,

Procura parecerte a ellos; Tus

Gestos, palabras, y miradas, parezcan

Inocentes como flores, pero debajo de

Ellas esconde el áspid. Saludaremos

A nuestro huésped. Me esforzaré para

Que esta noche no pase en vano,

Pues solo la proeza de esta noche

Decidirá nuestros dias futuros.

MACBETH

Hablaremos de ello más tarde.

MURMUROS

Ven noche ciega,

Cubre con tu manto la luz del dia.

Apacigua el terror paralizante de la mano ensangrentada

Que hace palidecer mi rostro. La oscuridad llega,

Al negro bosque volaron los cuervos,

Todos, a quienes alumbró el generoso sol,

Cansados se sumergieron en sus sueños.

FINAL DE PRIMER ACTO


SEGUNDO ACTO

CASTILLO DE MACBETH

MACBETH

Si así todo terminara, -

Postergarlo no tendría caso;

Si las huellas del asesinato desaparecieran,

Y si un solo golpe la dicha concediera,

Aquí y ahora, acaso importaría qué

Pasará en el otro mundo ? Pero no,

Debemos comparecer al jucio en esta tierra;

Apenas ejecutado el sangriento acto,

Ya caen sobre tí terribles frutos, y

Por la justicia de manos invisibles

Te tocará tomar aquel veneno

Que preparaste para otro. El rey

Me és venerable doblemente: pues

Soy su pariente y su vasallo;

Pero no es todo: Yo, su anfitrión,

Debería ser quien cierra la puerta al asesino,

En vez de afilar el cuchillo ante su huésped.

Además Duncan - un gobernante tan querido,

Lleva su nombre tan en alto,

Que por sus virtudes, los ángeles clamarán

Terrible venganza por su inícua muerte,

Y la compasión, cual inocente crío,

Envuelto por la tempestad, volará al cielo

Como un querubín sobre corceles invisibles,

Mostrando a todos los ojos la patraña,

Ahogando los vientos en lágrimas.

Con afiladas espuelas me impulsa

El ansia indomable por la gloria,

Que al erguirse, me aplastará en su caida.

(entra Lady Macbeth)

Que hay de nuevo ?

LADY MACBETH

Su cena está casi consumada.

Por que te fuiste ?

MACBET

Acaso él me buscó?

LADY MACBETH

Acaso no lo sabes ?

MACBETH

Dejemos ese plan. Duncan

Me ha colmado con sus bondades.

Mi honra brilla como oro

En el corazón de la gente;

Ese resplandor me es tan caro

Y no quiero oscurecerlo tan pronto.

LADY MACBETH

Qué se hicieron tus valerosas ambiciones?

Parece que estaban embriagadas,

Que luego se ablandaron - y ahora

Verdes de pánico miran asustadas

A su viejo mentor. Desde ahora podré

Creér en tu amor de igual manera...

Sé que no falta valor en tus ideas,

Pero donde está cuando hay que actuar?

Eres cobarde... pues diciendo "Yo quiero",

Murmuras en voz baja: "No me atrevo",

Como la gata de la fábula.

MACBETH

Cálmate. Haré todo lo que la voluntad

Humana alcance. No ha nacido aquel

Que me supere.

LADY MACBETH

Quién te pidió acaso

Meterme en este embrollo ?

Eras un hombre verdadero cuando

Te atrevías a realizar tu deseo,

Y doblemente serás hombre

Si demuestras ser más grande

De lo que entonces fuiste. El tiempo

Y el lugar no parecían propícios entonces.

Igual te esforzaste buscando la ocasión,

Pero ahora, cuando se te presenta sola,

Te quedas paralizado ante ella.

Me tocó amamantar, por eso sé,

Lo que significa amar a su crío;

Pero aunque me sonriera a la cara,

Sería capaz de arrancar su tierna boca

De mi pecho, para partirle la cabeza,

Si te hubiese jurado hacerlo,

Como tú me juraste.

MACBETH

Pero si fracasamos ?

LADY MACBETH

Fracasar? lo lograremos.

Tiempla bien las cuerdas de la determinación

Y no fracasaremos. Cuando se duerma Duncan

Cansado por el viaje,

Yo embriagaré con vino a sus escoltas

Para que la memoria guardiana de la razón

Se evapore de sus cerebros como el humo.

Cuando se duerman como cerdos,

Yaciendo sin sentido como muertos,

Podremos hacer del rey lo que nos plazca.

Entonces hecharemos la culpa a sus

Sirvientes embriagados y ellos

Deberán cargar con nuestra culpa.

MACBETH

Cuando dés a luz que séan varones!

Tu temple está hecho para forjar verracos.

Estoy preparado...

Rocéame con agua,

quedaré más blanco que la nieve...

(sale Lady Macbeth)

MURMULLOS

Debes hacerlo, pues de otro modo no

lograrás nada. Gratis. El temor

Asfixia todos tus anhelos.

Vén aquí, te infundiré mi fortaleza

Y con palabras valerosas te abriré

El camino directo a la corona,

La cual por designios milagrosos del destino,

Parece ya haberte coronado.

MACBETH

Qué véo aquí? Acaso és un puñal?

Y su empuñadura me dirige...

Déjame tomarte. No te dejas alcanzar

Pero tampoco desapareces de mi vista.

Tal vez solo és una visión fatal,

De la imagen de un puñal inalcanzable,

Despierta por la imaginación enardecida?

Pero yo te véo - y en mi mano lo

Siento igual al que ahora empuño.

Tú eres mi guía en el camino,

Yo te busqué para cumplir mi empeño.

Si mis ojos aún no se han nublado,

Parece que su poder resultó el más certero

De todos los sentidos... Te véo de nuevo:

De tus entrañas gotéa sangre;

Que antes no había. NO, no és verdad.

El fantasma de la sangrienta conjura

Asusta mi vista. El silencio de la muerte

Encubre ahora media tierra;

En la oscuridad tras las cortinas duermen

Turbias pesadillas, y las brujas siniestras

Ofrendan a la pálida Hécate sus sacrificios.

Al escuchar el aullar del lobo sigiloso,

Se erguió la escuálida asesina,

Y con los pasos lascivos de Tarquino

Secretamente acecha su objetivo.

Oh tierra firme, no escuches el sonido de mis pasos,

Que las piedras no delaten

Hacia donde voy, y no detengan

Ahora mi arrojo temerario.

Pero mientras yo amenazo, él aún vive.

El torrente de palabras apaga mi valor.

Más pronto, estoy determinado, la campana

Te llama, Duncan, no oigas su triste eco,

El cual talvez te llevará al cielo, o

Te echará en las pailas del infierno.

Estoy preparado.

(Asesinato de Duncan)

(entra Macbeth)

MACBETH

Todo está consumado.

Tú no escuchaste ruido?

LADY MACBETH

Me parece que hablaste ?

MACBETH

Cuando ?

LADY MACBETH

Ahora.

MACBETH

Cuando descendía ?

LADY MACBETH

Sí.

MACBETH

Oyes?... en el cuarto contiguo

Quien duerme ?

LADY MACBETH

Donalbain.

MACBETH

Triste espectáculo.

LADY MACBETH

No véo nada triste. Tontería.

MACBETH

En su sueño carcajeó uno de ellos,

Y el otro gritó: "Asesinos". -

Y se despertaron. Yo me quedé allí

Escuchando. Luego de pronunciar un reso,

Se volvieron a dormir.

LADY MACBETH

Que se queden acostados.

MACBETH

"Oh dios, sálvanos" - gritó uno;

El segundo dijo "amén", como si

De repente viera un fantasma. Y yo

Observaba su pánico, pero al escuchar

Su grito "dios, sálvanos", no fuí capaz

De contestarles "amén".

LADY MACBETH

No te angusties.

MACBETH

Pero porqué no pude decir "amen"?

Yo mismo necesitaba más que nadie

La bendición, pero la palabra "amén"

Se atoró en mi garganta.

LADY MACBETH

No vale la pena pensarlo tanto,

Pues así nos volveremos locos.

MACBETH

Me pareció oir que alguien gritó:

"Despierta, Macbeth mató al sueño".

Glamis asesinó al sueño,

Sí, sí, él asesinó al sueño inocente,

Que cura las heridas del corazón valiente,

Al atardecer cuando muere el día,

Desenvuelve la madeja de nuestra angustia,

Lavando el sudor de la fatiga,

Alienta y repara nuestro ser y

Lo nutre en el festín de la vida.

LADY MACBETH

Qué quieres decir?

MACBETH

Su grito resonaba en la alcoba:

Cawdor jamás volverá a dormir,

No dormirá Macbeth nunca más.

LADY MACBETH

Pero quién gritó así. Noble señor,

Ahogas tu resolución en el precipicio oscuro

De ideas delirantes. Más vale que vayas

A lavarte con agua las manos, para que

No queden en ellas esas terribles manchas,

Y embadurna en sangre a los criados dormidos.

MACBETH

No iré. Me aterra pensar,

Qué he hecho.

Saber lo que hice,

Más vale que no lo sepa.

LADY MACBETH

El sueño y la muerte,

Son solo palabras. Y los niñitos aún temen

Los diablos pintados. Si la sangre aún no ha

cesado de correr, embadurnaré con ella los

Rostros de los criados: Para que parezca

Que fué suyo ese trabajo.

MACBETH

Cada ruido me asusta.

Estas manos... me arrancarán los ojos.

Podrá el océano de gran Neptuno

Lavar su sangre? No. Esta mano mía

Teñirá de púrpura las verdes olas del mar.

LADY MACBETH

Mira, mis manos - están iguales

A las tuyas. Pero si mi corazón

Estuviera tan pálido como el tuyo,

Sentiría verguenza.

Golpéan - escuchas?

Vamos más de prisa

Al dormitorio. Un poco de agua

Y no quedarán huellas: qué fácil.

El miedo te ha paralizado.

Silencio.

Golpéan de nuevo. Ponte la bata,

Que no sepan al encontrarnos,

Que no dormíamos. Despójate

De tus nefastas idéas.

Vamos al dormitorio.

ASESINATO DE BANQUO

PRIMER ASESINO

Quién te ordenó unirte a nosotros?

TERCER ASESINO

Macbeth.

SEGUNDO ASESINO

Podemos confiar en él.

Pues él sabe lo que hacemos aquí

Y cual és nuestra misión.

PRIMER ASESINO

Quédate con nosotros.

Ya está cerca

Aquel a quien esperamos.

TERCER ASESINO

Silencio.

Oigo resonar las herraduras.

SEGUNDO ASESINO

Debe ser él. Los demás invitados

Ya están en el castillo.

PRIMER ASESINO

Los caballos giraron por la entrada.

Deberán seguir a pie como una milla caminada.

SEGUNDO ASESINO

Alumbrado.

BANQUO

Corre, Fleance, querido, es una traición.

Corre. Corre. Véngate por mí.

MACBETH

Sí, Banquo, todo está decidido, -

Si tu alma está destinada al cielo,

Seguro que hoy llegará.

(escena de Brujas)

FIESTA

MACBETH

Cada quién sabe su puesto;

Tomen asiento. Me alegra verlos todos

Desde el primero hasta el último.

SOLDADO

Sinceras gracias vuestra alteza.

MACBETH

Yo quiero sentarme entre los invitados

Como uno entre los suyos. La silla de honor

Es para la señora - y nosotros esperamos

Impacientes sus amables saludos.

LADY MACBETH

Salúdalos en mi nombre, Sir,

A todos los aquí reunidos; Todos

Son caros y queridos a mi corazón.

MACBETH

Aquí se habría reunido todo el anillo

De este reino, si no extrañáramos entre

Nosotros al noble Banquo.

Debe ser un olvido y no una desgracia,

Dios no lo quiera.

SOLDADO

Majestad, él quebrantó su palabra.-

Accedería vuestra alteza

Mostrarnos su real bondad

Al sentarse entre nosotros.

MACBETH

No hay puesto.

SOLDADO

Le hemos reservado sitio, Sir.

MACBETH

Donde?

SOLDADO

Aquí su majestad.

MACBETH

Quién lo hizo?

SOLDADO

Qué, su alteza ?

MACBETH

No te atreverás a inculparme.

No sacudas tu cabello ensangrentado

Y no me gesticules.

SOLDADO

Su alteza se siente mal.

LADY MACBETH

Quédense sentados, queridos amigos. Eso

Le pasa al rey desde su juventud.

Les ruego quedarse en sus puestos.

Este desmayo pronto le pasará.

Y volverá estar bien. Con sus miradas de reojo

Solo lo irritan más, y prolongan su ansiedad. -

Pero tú eres hombre?

MACBETH

Sí, hombre - y observo con orgullo

Aquello que espantaría al mismo diablo.

LADY MACBETH

Insensateces. Todas esas imagenes

Solo son engendros de tu miedo,

Como aquel puñal imaginado,

Que te marcaba el camino hacia Duncan.

Y qué vés entonces ? Nada,

Excepto la silla.

MACBETH

Olvidé... queridísimos amigos,

No se sorprendan por mí. Yo tengo la

Enfermedad más rara; quien me conoce

No se asusta por ello. A todos deséo

Salud y buena suerte.

Me sentaré. Sírvanme vino,

Llenen mi copa. Quiero brindar

A la salud de todos los presentes,

Y por mi amigo Banquo. Ah, porqué

No está entre nosotros. Pues por él

Y por todos.

MACBETH

Aléjate.

Desaparece de mi vista. Cadáver. Tus huesos

Ya sin tuétano, tu sangre congelada,

No hay vida en tu horrible mirada.

Haré lo que solo pueda el más valiente.

Conviértete en un oso siberiano,

En un rinoceronte, o en tigre de Hircania,

Conviértete en lo que quieras, que no

Me harás temblar; levántate de la tumba,

En el desierto rétame al combate,

Si llego a temblar por ello, llámame muñeca.

Apártate, aléjate, fantasma horripilante,

Aléjate, espanto.

En verdad, ustedes me sorprenden

Pudiendo mirar a tales visiones

Sin palidecer sus rostros, mientras que

Yo temblando aullo de terror.

SOLDADO

Qué visiones, señor ?

LADY MACBETH

Salgan.

Sin importar filas ni etiquetas

Váyanse pronto.

Su alteza se siente mal.

Deseamos que se mejore.

MACBETH

La sangre de Banquo no se calma.

Dicen que la sangre llama sangre.

Es tarde yá ?

LADY MACBETH

Pronto amanecerá:

La noche oscura combate con el alba.

MACBETH

Me sumergí en sangre tan profundo,

El camino de regreso ya está cerrado.

Se me ocurre ahora algo inusitado;

Pronto al trabajo. Las manos impacientan.

LADY MACBETH

El mejor remedio - es el sueño;

Vé a dormir.

MACBETH

Ya voy. Sigo errante como un principiante.

El tiempo nos oriente. Todavía me desvelo.

En los primeros pasos hay recelo.

.... Luz! .... Luz!

MURMULLOS

Su grito resonó por toda la alcoba:

"Despierta, Glamis mató al sueño,

Sí, sí, él asesinó al sueño inocente,

Que cura las heridas del corazón valiente,

Al atardecer cuando muere el día,

Desenvuelve la madeja de nuestra angustia,

Lavando el sudor de la fatiga,

Alienta y repara nuestro ser y

Lo nutre en el festín de la vida.

Por eso desde ahora

Cawdor jamás volverá a dormir,

No dormirá Macbeth nunca jamás."

FIN SEGUNDO ACTO

______________________________________________________

TERCER ACTO

MACBETH Y LAS BRUJAS

MACBETH

Oscuras, siniestras brujas de la noche,

Qué hacen ?

BRUJAS

No hay palabra para nombrarlo.

MACBETH

En nombre de su arte premonitorio

Les ruego me respondan - que los

Vientos desatados arrasen los campanarios;

Que los barcos séan tragados por las blancas olas,

Que el trigo espigado caiga al suelo,

Y los árboles séan arrancados de raiz,

Que los castillos se derrumben sobre la gente,

Que las altas cimas de las pirámides

Inclinen sus cabezas hasta los cimientos,

Y los gérmenes de la naturaleza pródiga

Se mezclen todos en un montón,

Que el poder destructivo se asuste

De sí mismo, - pero respóndanme ustedes.

BRUJA

Habla.

BRUJA

Escucha.

BRUJA

Te responderemos.

BRUJA

Quieres escucharlo de nuestros labios

O quizas de aquellos, a quienes servimos?

MACBETH

Llámenlos: quiero ver.

Basta!

Dilo, poder desconocido,

Tú sabes, cual semilla germinará

Y cual desaparecerá en la tierra.

No temo tu maldad, no pido favores.

BRUJA

Macbeth, cuídate de Macduff

Barón de Faif.

MACBETH

Agradezco

La buena advertencia: correctamente

Tocaste la cuerda de mi temor.

Dí otra palabra.

BRUJA

Sé sanguinario. A la lucha enfréntate

Con valor, pues ninguno nacido de mujer

Asusta a Macbeth.

MACBETH

Seré pues doblemente cuidadoso,

Como si yo mismo gobernara mi destino.

BRUJAS

Macbeth

No será vencido por ningún peligro

Hasta el día cuando el bosque de Birman

Se levante hacia la cima de Dunsiname.

MACBETH

No me tocará verlo.

Quien puede ordenar a los árboles del bosque

Arrancarse de la tierra de raiz para

Ir al combate? Qué buen augurio.

Mientras el bosque de Birman no entre en combate,

Que la rebelión no levante la cabeza.

Tú Macbeth, alégrate de tu salud

Y espera el día en que la madre naturaleza

Te corte el hilo de la vida.

Pero queda aún una pregunta que

Me agobia: será que algún día alcanzará

El trono la descendencia de Banquo ?

Exijo me respondan;

Si no, séan malditas eternamente.

Quiero saber... Quiero saber...

Desaparece. Me recuerdas demasiado a Banquo.

Tu corona me quema la vista.

Ahí va el segundo engalanado con

Corona su cabeza; su cabello se asemeja

Al primero, y eh aquí el tercero, igual

Al segundo. - Brujas malditas.

Por qué me muestran esto ? Ahí vá el cuarto.

Que me salten los ojos de la frente.

Su procesión acaso seguirá

Hasta el día del juicio final ?...

Otro más. Séptimo. Oh basta.

Y el octavo - con un espejo en su mano

Hace visibles otros tantos:

Otro entre ellos con triple cetro

Y doble escudo. Terrible visión.

Sí, véo bien: Banquo ensangrentado,

Sonriente me los señala como su hijos.

Será verdad ?

BRUJA

Pero por qué Macbeth

Permanece así como maldito ?

Desaparezcan de su corazón,

Los negros nubarrones de su tristeza.

Pronto sonará el aire encantado,

Y nuestro coro de hadas

Bailará para él alegres danzas:

Sabemos bien honrar los reyes.

MACBETH

Donde están ? desaparecieron ?

Esta hora terrible marque el calendario

Eternamente maldita. - Quien está ahí ?

(llega el soldado)

SOLDADO

Que ocurre, su majestad ?

MACBETH

Viste la brujas ?

SOLDADO

No las vi.

MACBETH

No aparecieron delante de tí ?

SOLDADO

No.

MACBETH

Que se apeste el aire

Que las trajo aquí. Que perezcan

Quienes en ellas créen.

Pero he oido pasos de cascos...

Quien cabalga allí ?

SOLDADO

Yo no he oido nada.

MACBETH

Oh tiempo, llegó el momento

Para mi paso terrible. Si los actos

No van prestos al combate

No logran su propósito. Pero desde ahora

Los anhelos de mi corazón

Serán órdenes para mis manos.

Para coronar de inmediato mis deseos

Ejecutaré al instante lo que se me ocurra.

Atacaré por sorpresa el castillo de Macduff

Y tomaré a Fife.

Sus hijos, su esposa, y a

Todo su linaje desgraciado

Con la espada acortaré sus días.

(Médico - criada - Lady Macbeth)

MEDICO

Hace dos noches que la velamos, pero no hemos podido

Confirmarlo. Cuando deambuló la última vez ?

CRIADA

Desde el tiempo en que su majestad partió a la guerra, me ha tocado ver, como se levantaba de la cama, se ponía la bata de noche, abría el escritorio, sacaba papel, lo doblaba, escribía, lo leía, luego lo estampaba y regresaba nuevamente a su cama; Pero todo eso lo hacia profundamente dormida.

MEDICO

Es una perturbación del organismo - estar a la vez gobernado por el sueño y actuar como en vigília. Pero aparte de esa deambulación y otros movimientos corporales, qué recuerda haber oído que ella hablara ?

CRIADA

Tales cosas, señor, que no me atrevo repetir.

MEDICO

A mí puedes y tienes que hacerlo.

CRIADA

Ni a usted ni a nadie. No tengo testigos que confirmen lo que diga... Mire, ella viene de nuevo.

LADY MACBETH

Mancha... Aquí quedó manchado... oscuro infierno... Banquo está enterrado, y nunca se levantará... lo hecho no se deshace... estas manos ya nunca serán limpias... que te pasa?... estás tan pálido... ponte la bata... pronto al lecho... dame la mano...

entrégame tu cabeza...

MURMULLOS

No tratas acaso auxiliar el alma desfalleciente,

Para arrancar las raices de su tristeza,

Borrar de su memoria las cicatrices del sufrimiento,

Y con el dulce néctar del olvido,

Expulsar del pecho ese veneno,

Qué le oprime tan pesadamente el corazón ?

(llega Macbeth)

MACBETH

Mientras el bosque de Birnam no se

Mueva hacia Dusiname, - No temo nada.

Y qué me importa ese mozalbete de Malcom?

Acaso no es hijo de mujer ? Almas

Conocedoras de todos los designios humanos,

Díganmelo: "Macbeth queda tranquilo;

Que ser ninguno de mujer nacido,

Jamás podrá hacerte daño".

Huyan, nobles traidores, caigan en manos

De los ingleses desgraciados. Ni el miedo ni la duda

Tocarán jamás mi corazón de combatiente.

Terrible,

Cuando pienso, que en este día

Seré enaltecido... o depuesto de mi trono.

He recorrido un largo camino,

Se acabó el viaje - el otoño ya

Esparce sobre mí sus hojas amarillas.

Donde están esos compañeros de la edad,

Honra, lealtad, amor y amistad ?

No están: en su lugar sofocantes maldiciones

Y vanas adulaciones;

Pero aún estas las gentes evitarían,

Si se atrevieran.

Ella habría podido morise después. Esa

Noticia nunca habría llegado tarde.

Mañana..., y otra vez mañana..., y otra vez mañana...

Nuestros días corren en pequeños pasos

Hacia el límite marcado para cada cual,

Y el sol que nos alumbra, solo les muestra

A los locos, el camino hacia la oscuridad de la nada.

Apágate, apágate, antorcha efímera.

La vida - es una sombra deambulante,

Es una comediante, que aparece en escena

Por el tiempo preasignado, actúa, luego se va,

Y enmudece para siempre.

Un cuento estúpido de idiotas,

Que no tiene sentido.

MACBETH

Véte al infierno y ennegrece tu rostro,

Está pálido como la leche.

Por qué estás asustado como un ganzo ?

SOLDADO

Allá diez mil...

MACBETH

Ganzos ?

SOLDADO

...soldados.

MACBETH

Razguñate al menos tus mejillas,

Para enrojecer el miedo con sangre.

Tu rostro está más blanco que una sábana

Y contagia de susto a los demás.

Qué son esos soldados ?

SOLDADO

Tropas inglesas

MACBETH

Mientes, vagabundo, véte.

SOLDADO

Alla hay diez mil...

Gran gobernante,

Quiero anunciarle lo que vi,

Pero no sé como decirlo.

MACBETH

Dilo.

SOLDADO

Yo estaba de guardia sobre la colina,

Mirando hacia Birnam; de repente

Me pareció, que el bosque se movió.

MACBETH

Mentiroso. Vagabundo.

Si mientes, te colgaré vivo

Sobre el primer árbol,

Para que te mueras de hambre;

Pero si tu habladuría se confirma,

Podrás pagarme con lo mismo.

SOLDADO

Si miento,

Que su furia me castigue.

Puedéis verlo por aquí a tres millas,

Como se mueve... como se acerca el bosque.

MACBETH

Comienzo a perder el juicio...

Descubro ahora las ideas ocultas de ese diablo

Y la verdad del doble sentido de sus palabras:

"Mientras no se levante el bosque de Birman

Hacia Dunsinone - Nada temas".

Pero ahora el bosque avanza a Dunsinone.

A las armas, quien pueda, al combate.

Si todo aquello no es un cuento vacío,

Mi fin es el mismo - igual correr o esperar aquí.

Ya no me alegro con el cielo soleado,

Solo deséo que el mundo se desmorone.

Sopla viento. Enfurécete. Toquen campanas.

Quiero encontrar la muerte con mis armaduras.

SOLDADO

Allá hay diez ganzos, Sire.

MACBETH

Soldados!

Rocéame con agua,

Quedaré más blanco que la nieve...

En el nombre... de dios... padre....

FIN


En partenariat avec amazon.fr




...............